Casas madera: la procedencia de nuestra primera materia

En Casas Carbonell utilizamos siempre madera de primer nivel para ofrecer a nuestros clientes un producto duradero, resistente tanto al tiempo como a las inclemencias climáticas y de la mejor calidad.

La madera que se emplea en la fabricación de casas es principalmente de abeto nórdico y pino de Austria.

Esta madera es de las siguientes especies:

  • Pícea Abies (PCAB) (WPCA)
  • Abies Alba – Abeto (ABAL) (WPCA)
  • Pinus Sylvestris – Pino (PNSY)

Su origen es de Europa Central, Norte y del Este, y cuenta en todo momento con la certificación PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification – Programa de reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal), una una entidad no gubernamental, independiente, sin ánimo de lucro y ámbito mundial, que promueve la gestión sostenible de los bosques para conseguir un equilibrio social, económico y medioambiental de los mismos.

También cumple la norma europea: EN 14081-1:2005 para la madera de construcción.

Beneficios a nivel ecológico de utilizar casas madera

La madera es un producto disponible en grandes cantidades, y se trata de un recurso natural y renovable que tiene muchísimas aplicaciones.

En Austria hay 3,96 millones de hectáreas de bosques. Es decir, un 47% de la superficie total de Austria está cubierta de bosques. Por lo tanto, hay 1.100 millones de m³ de madera disponibles, además de los 31 millones de m³ de madera que vuelve a crecer todos los años y de los que sólo se utilizan dos tercios. Las severas leyes forestales se encargan de que se vuelva a reforestar después de la extracción de la madera y aseguran así, de forma óptima, un desarrollo sostenible.

El bosque almacena carbono durante su crecimiento. Si la madera no se utiliza, ese carbono es liberado con el proceso de descomposición en el bosque. El uso de productos de madera hace que el carbono quede almacenado durante muchos años en la madera y ayuda así a reducir las emisiones de CO2.

La elaboración de productos de madera requiere mucha menos energía que la de productos de acero, plástico u hormigón. En consecuencia, también se ahorran recursos energéticos al utilizar madera.

Con el tratamiento de la madera no hay desechos. Los restos de madera se utilizan, por ejemplo, para fabricar papel o materiales combustibles que no dañan al medio-ambiente.

Un comentario

  1. Pingback:Casas madera Madrid: ahorro de energía y eficiencia - Casas Carbonell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *